0
Una «magnífica noticia» para Castilla-La Mancha era, en palabras de la presidenta regional, María Dolores Cospedal, el acuerdo adoptado ayer en el Consejo de Ministros, en el que se aprobó crédito extraordinario de 124,1 millones de euros, que permitirá financiar el Plan de Actuaciones Prioritarias en materia de agua en las demarcaciones hidrográficas del Guadalquivir, del Tajo y del Júcar.
Este plan favorece especialmente a la región, ya que en Castilla-la Mancha se van a invertir, por parte del Estado, más de 74 millones de euros en el período 2014-2020.
Las actuaciones previstas incluyen las demarcaciones hidrográficas del Guadalquivir, el Tajo y el Júcar, con la puesta en marcha de nuevos regadíos en el Campo de Montiel, Mancha Oriental (Albacete y Cuenca) y Talavera de la Reina y Mora, en la provincia de Toledo.
En el caso del río Guadalquivir, el Consejo de Ministros ha aprobado el desarrollo de regadíos en el Campo de Montiel, en la provincia de Ciudad Real, con una aportación económica de 20 millones de euros por parte del Estado que permitirá resolver los problemas de abastecimiento y poner en marcha 6.170 hectáreas de olivar, en regadío en varios municipios de la comarca.
En su valoración, la presidenta regional consideró que es una gran novedad que por primera vez se haya concedido una gran cantidad de agua al Campo de Montiel.

Reivindicación histórica

Al igual que consideró una «reivindicación histórica» que se concrete una importante cantidad económica para poner en regadío 2.000 hectáreas en el Campo de Mora. «Tanto la reivindicación histórica de Mora como la de Talavera al fin van a tener un final, un acuerdo que se complementa y se suma al acuerdo histórico que firmó el Gobierno de Castilla-La Mancha sobre el Plan del Tajo para asegurar la reserva histórica en los pantanos de cabecera, de 400 hectómetros cúbicos, junto con el agua garantizada para Talavera de la Reina también por primera vez», indicó la presidenta.
Otro de los acuerdos adoptados es la inversión de 40 millones de euros para ejecutar las obras que van a permitir aprovechar 47 hectómetros cúbicos de aguas superficiales del Júcar. Con ello, se hace posible materializar la reserva de 100 hectómetros cúbicos prevista en el plan para dotaciones y nuevos regadíos.

Agua en Albacete

La presidenta regional recordó que la pasada semana hubo un principio de acuerdo en la Demarcación del Júcar de tal manera que, además de los 100 hectómetros cúbicos de reserva, los albaceteños no van a tener que pagar por el agua que consumen.
A ello se une, en virtud de este acuerdo del Consejo de Ministros, «estas obras de sustitución de bombeos que eran una reivindicación histórica desde el anterior Plan Hidrológico Nacional del año 1998», afirmó.
Cospedal consideró que, mediante este acuerdo del Consejo de Ministros, se da satisfacción a muchas reivindicaciones históricas de los castellano-manchegos. «Somos una tierra que necesita agua para su desarrollo no solo para el campo, no solo para los regadíos, también para la industria, nuestra supervivencia y nuestro avance económico».
Aseguró que «hemos conseguido mucho; seguimos trabajando y vamos a seguir trabajando».

Fuente: ABC.es

Publicar un comentario

 
Top