0

Kenitra, uno de los ocho linces ibéricos reintroducidos este verano en Castilla-La Mancha, ha muerto como consecuencia de un disparo accidental en una finca de caza de Torre de Juan Abad.

Lo han dado a conocer hoy fuentes del proyecto Iberlince en su página web, en el que explican que la muerte de este ejemplar de lince se produjo ayer en el transcurso de una "acción cinegética".

Según Iberlince, la propiedad de la finca en la que ocurrió el suceso, se puso inmediatamente en contacto con los agentes medioambientales de la Consejería de Agricultura para dar cuenta del hecho y realizar las diligencias oportunas.

Una vez en el lugar de los hechos los agentes comprobaron que se trataba de Kenitra, ejemplar liberado el 3 de julio de este año.

El cadáver se ha llevado al Centro de Recuperación El Chaparrillo de Ciudad Real donde se le practicará la necropsia.

Kenitra era un macho que procedía del centro de cría El Acebuche, donde nació en marzo de 2013, de la camada criada por Aura y Esparto.

Fue liberado junto a Kaplán, Kairós y Kiowa con el fin de que estos ejemplares fueran conformando un futuro nuevo núcleo reproductor para la especie.

La muerte de "Kenitra" se une a la muerte el pasado mes de septiembre de 'Kala', otro de los ocho linces liberados en verano que apareció sin vida en el término municipal de Villamanrique por causas que aún se desconocen.

En el caso de 'Kala' un primer informe de la Consejería de Agricultura descartó que la muerte este ejemplar muriera por uso de veneno o que muriera por disparos.

La Consejería de Agricultura remitió muestras al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Málaga para poder obtener más información sobre las causas de su muerte, si bien, se está a la espera de conocer los resultados definitivos de este estudio.

Kenitra y Kala formaban para de un grupo de ocho linces ibéricos que fueron reintroducidos en Castilla-La Mancha tras ser criados en cautividad, en el marco del proyecto Life Iberlince que trabaja con el objetivo de lograr la recuperación de esta especie emblemática en Sierra Morena Oriental, una parte de la Península Ibérica que históricamente había sido ocupada por la especie. Junto a Kenitra y Kala fueron liberados Kivu, Kung-fu, Kiki, Kaplan, Kairós, y Kiowa.

Agricultura investiga las causas de la muerte del lince 'Kenitra', a cuyo cuerpo se le está realizando la necropsia 

La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha ya ha abierto una investigación, dentro de sus competencias, para esclarecer la muerte del lince 'Kenitra', a cuyo cuerpo se les está realizando una necropsia para saber cuales fueron las causas de la misma.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del departamento que dirige María Luisa Soriano, que han concretado que la necropsia se está llevando a cabo en el centro agrario 'El Chaparrillo' situado en la provincia de Ciudad Real.

Estas fuentes han señalado que desde este miércoles los agentes medioambientales se desplazaron al lugar y "desde el minuto uno" se pusieron en marcha para aclarar los hechos.

Además, la Consejería de Agricultura ha puesto a disposición de la Guardia Civil toda la información que posee acerca del fallecimiento de este lince por si abre una investigación judicial acerca de este suceso.

Ecologistas dice que la muerte del lince 'Kenitra' se ha producido en una finca propiedad de Jaime Botín

Ecologistas en Acción ha señalado, según informaciones a las que ha tenido acceso, que la muerte del lince Kenitra en un coto de caza de la localidad de Almuradiel se ha producido en una finca de caza intensiva propiedad de Jaime Botín y durante una batida de zorros.

Al parecer, según señala Ecologistas en un comunicado, la finca donde se ha producido la muerte de este lince del programa de reintroducción Iberlince es las Navas de la Condesa, cuyo propietario es "nada más y nada menos" que Jaime Botín.

"Este titular y esta finca, a pesar de gozar una inmerecida fama de buena gestión cinegética y modelo a seguir por el resto del sector, arrastra un historial de conflictos con especies protegidas y ya en 1os años noventa fueron multados por la muerte de un águila imperial en un cepo", han asegurado desde Ecologistas.

El incidente, según explican, se ha producido durante una batida para cazar zorros, "una modalidad de control de predadores poco habitual y muy peligrosa ya que moviliza a muchas personas y armas en zonas con abundancia de predadores, no sólo de zorros, y donde es fácil disparar sin haber identificado bien el objetivo".

A ello se suma, que la batida se ha producido "a poca distancia del lugar donde se están soltando los linces del programa de reintroducción". "Se supone que todo ello con la autorización y conocimiento de la propia Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha", ha manifestado Ecologistas.

Por otra parte, el hecho de que los responsables de la finca dieran aviso de la muerte del lince, "no tiene porque ser una muestra de responsabilidad, ya que Kenitra llevaba un radiotransmisor por lo que no cabía otra que reconocer cuanto antes lo sucedido ya que se iba a saber igualmente donde había muerto el lince", mantienen desde la organización.

Por todo lo anterior, Ecologistas en Acción reclama de la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, "una profunda investigación y una explicación urgente que no se queden en valorar el resultado final de este triste suceso sino que profundicen en las causas subyacentes y en el conocimiento de los culpables de las decisiones que han dado lugar a esta lamentable situación". 

Fuente: Lanza Digital

Publicar un comentario

 
Top