0

Fotografía de Dolores Garcia Molero

En la jornada de ayer, miércoles de ceniza, tenía lugar en Villanueva de los Infantes el tradicional entierro de la sardina. Decenas de curiosos, de todas las edades, se acercaron hasta la Casa de Cultura para velar a doña sardina. Tras las oportunas condolencias, cuatro frailes la portaron en procesión alrededor de la Plaza Mayor, en un cortejo fúnebre en el que no faltaron los monaguillos y el obispo y al que se fueron sumando los vecinos.

Doña sardina fue incinerada y a continuación se repartieron dulces y mistela entre los asistentes, en un acto organizado por la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Infantes y la Asociación de Amas de Casa.

Gabinete de Prensa y Comunicación
M.I. Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes

www.villanuevadelosinfantes.es

Publicar un comentario

 
Top