0

Villanueva de los Infantes está trabajando en la rehabilitación y apertura de los claustros del convento de Santo Domingo, como hotel restaurante de cuatro estrellas, no muy lejos de donde ya hoy se puede visitar la celda donde murió Francisco de Quevedo, insigne personaje de la villa. Este establecimiento hotelero, que ayer se presentaba en el escenario del expositor de Castilla-La Mancha en Fitur, viene a completar una oferta que habla de Infantes como cuna literaria cargada de historia, tradición y gastronomía.

De Quevedo también hablan las calles de esta ciudad, declarada Conjunto Histórico Artístico desde 1974, y en la que se pueden encontrar edificios de la talla arquitectónica del templo parroquial, el convento de Santo Domingo o la Iglesia de la Encarnación. Un escenario único que está luchando por demostrar que, como cabeza de la Comarca de Montiel, es «la cuna y el epílogo» del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha que escribió Miguel de Cervantes, y que aseguran que «podría estar basado en un personaje de la zona, el hidalgo don Juan de León». Una verdad que ellos llevan años defendiendo y que volverán a defender a lo largo de 2015, con más motivos, para el que han preparado un programa de actividades que incluye obras de teatro, conferencias, conciertos de música, talleres para niños y jóvenes, encuentros cervantinos y actividades deportivas; que se vendrán a sumar a las tradicionales fiestas de la villa, que para la ocasión se revestirán del espíritu quijotesco.

Fuente: La Tribuna de Ciudad Real

Publicar un comentario

 
Top