0
Para quien lo intenta , nada es imposible “ Alejandro Magno.
El PS1 andador nace como  la respuesta de un padre ante el mayor reto  de su vida . La enfermedad de mi hijo.
Al ponerme en contacto con diferentes médicos y fisioterapeutas especializados en la materia, me propusieron la compra de un andador para   mejorar la movilidad de mi hijo, y con esto darle más autonomía e independencia. Pero al conocer el elevado coste de este tipo de aparatos, surgió la idea de fabricar uno para mi hijo.
Soy herrero  de profesión y toda mi vida he andado “machacando” hierros en el yunque.
Me considero una persona inquieta , siempre innovando e intentando mejorar en mi trabajo y el reto de fabricar un aparato para mi hijo , me impulso con mayor fuerza todavía a desarrollar este proyecto.  Después de muchas noches sin dormir, de abandonar prácticamente mi negocio y dedicarme por entero al PS 1 , creo que ha llegado la hora de compartir con todos el fruto de tantas horas de trabajo e ilusión.
Espero que vean en él , la respuesta de un padre ante la gran pregunta , ¿Qué puedo  hacer yo por mi hijo?.
Artículo de la Tribuna de Ciudad Real (Sábado, 7 de Marzo de 2015)
Padre y herrero. Carmelo Santos Merlo, de Villanueva de los Infantes, firma un andador que nació como  la respuesta de un padre ante el mayor reto de su vida: la parálisis cerebral de su hijo Pablo. «Diferentes médicos y fisioterapeutas me propusieron la compra de un andador para  mejorar su movilidad, pero al conocer el elevado coste de este tipo de aparatos surgió la idea de fabricar uno», asegura este herrero de profesión que da al traste con el refrán. En su casa no hay cuchillos de palo.

El PS1andador consigue que la función de bipedestación sea totalmente automática lo cual, según indica su autor, «aporta al usuario autonomía al proporcionarle la oportunidad de explorar su entorno, fomentando la interacción con el mismo». Asimismo, «favorece su autoestima al estimular las capacidades psicomotrices». Así lo asegura un padre que hace suya la frase de Alejandro Magno: «Para quien lo intenta, nada es imposible»

A diferencia de otras soluciones disponibles en el mercado, este dispositivo (www.ps1andador.com) 'crece' con el niño desde los ocho hasta los 85 kilos. Eso sí, precisa de una adaptación individualizada que debe ser supervisada por el  equipo de rehabilitación que atiende a la persona con un trastornos neurológicos como pueden ser parálisis cerebral,  lesión medular, mielomeningocele o espina bífida. «Previene la excesiva desmineralización del hueso, ayuda a prevenir úlceras por presión  y disminuye el riesgo de enfermedad tromboembólica derivado de la inmovilidad prolongada», explica Santos Merlo sin olvidar que «mejora el tono muscular de las extremidades inferiores y del tronco».

Publicar un comentario

 
Top