0

Un fragmento de un cometa se desintegró en la madrugada del pasado domingo en la provincia de Ciudad Real, concretamente en la localidad de Almedina. Sobre las 00.36 horas, un fragmento de hielo y roca desprendido de un cometa impactó contra la atmósfera terrestre a una velocidad de unos 15 kilómetros por segundo. El violento choque originó una espectacular bola de fuego que fue registrada por los detectores que la Universidad de Huelva opera en el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo), así como en los Observatorios de La Sagra (Granada) y Calar Alto (Almería).

El análisis preliminar del fenómeno llevado a cabo por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) ha puesto de manifiesto que la bola de fuego se originó a unos 80 kilómetros de altura sobre la localidad de Beas de Segura, en la provincia de Jaén. Desde allí, avanzó rápidamente en dirección noroeste hasta situarse sobre la provincia de Ciudad Real, finalizando a unos 40 kilómetros de altura sobre la localidad de Almedina.

Faustino Organero, uno de los responsables del Complejo Astronómico de la Hita, aseguró a La Tribuna que los detectores ubicados en Toledo registraron también datos que permitirán conocer la composición química, lo que «proporcionará a los investigadores una información muy valiosa sobre el cometa del que se desprendió este material». Trabajos, apuntó, que tardarán en conocerse al «tener que corroborar los datos para ser precisos y estar seguros de la información».

Asimismo, Organero comentó que este hecho es «bastante habitual» y que «hacen que la gente no puede dejar de exclamar porque su desintegración produce una gran iluminación». Por ello, no es de extrañar que en los últimos años se hayan visto y detectado un gran número de bólidos a nivel nacional, principalmente desde 2010, año en el que empezó a funcionar la estación del Complejo Astronómico de la Hita, ubicado en Puebla de Almuradiel (Toledo) y donde trabajan tres personas que se dedican al mantenimiento, al desarrollo industrial y divulgación y se cuenta con varios aparatos como, por ejemplo, los dos telescopios que se emplean para la detención de impactos y para el estudio de planetas del sistema solar. La principal función del Complejo Astronómico es recoger datos para su posterior análisis e ir aportando conocimientos sobre el origen planetario.

Grandes bólidos. Faustino Organero destacó que en lo que va de año se han detectado entre cinco o seis bólidos de «tamaño considerable» por todo el territorio nacional. Así, recordó que a finales del pasado año se vio como uno de ellos atravesaba toda la Península viéndose en muchos lugares.

Fuente: La Tribuna de Ciudad Real

Publicar un comentario

 
Top