0


La Cooperativa Hortícola “La Moraleja”, se creó hace algo más de tres décadas por muchos de los padres de los actuales socios de hoy, con el propósito de aunar esfuerzos para que nuestro producto estrella de la huerta Infanteña, se diese a conocer por toda España, y los principales mercados demandaran nuestros pimientos.

El camino no ha sido fácil, y gracias al duro trabajo, que comienza en el campo, y que gracias a los casi 50 socios que cuenta la Cooperativa, la mayoría de nuestra localidad, y algunos pueblos vecinos como Alcubillas, Villanueva de la Fuente, Valdepeñas y Torrenueva, con casi 600 Hectáreas de buena huerta dedicada en exclusividad al cultivo del pimiento, ordenados por José María Gigante (Jefe de Ventas) a las ordenes de una joven Junta Directiva, presidida por Luis Mena Lirio, hijo de socio y que lleva el pimiento y la Cooperativa en la sangre, junto con los casi treinta trabajadores, mayoría mujeres dedicadas al envasado en una cinta transportadora y varios hombres con Juan Miguel Zopeque como encargado de Almacén, dedicados a la logística en general para que el pimiento llegue a los camiones, todos con un abnegado compromiso para la continua superación, están consiguiendo que el Pimiento de Infantes sea reconocido incluso fuera de nuestras fronteras.

Más de la mitad de la producción, va a los mercados como pimiento de primera, destacando el de Bilbao, continuando por el de Madrid y Barcelona, y fuertes clientes que nos vienen de Canarias, Asturias, Zamora, Burgos, Valencia, Alicante, Andalucía al completo e Incluso Portugal. El resto va a la conserva, para terminar en Los Países Bajos principalmente, y mercado nacional al completo.

El pimiento pasa una primera selección por parte de los hortelanos en el campo, llevan la partida a la Cooperativa donde se pesa y se pone a disposición del personal de la misma, donde pasa un riguroso control de calidad, se envasa en la cinta transportadora en cajas del cliente o de La Moraleja, se paletiza, y a continuación es pesado, etiquetado con el nombre del cliente junto con las etiquetas con el código de barras para su Trazabilidad. Finalmente, mientras llegan los camiones, los palets se depositan en la cámara de conservación a una temperatura de 7 grados.

Texto: J.M. Zopeque

Publicar un comentario

 
Top