0


Con casi un año y medio de retraso desde su concesión, ayer lunes día 23 se hizo efectiva la entrega de las últimas Placas de Protección Civil que ha concedido la Junta a las Agrupaciones de Voluntarios que conforman este servicio y a otras personas y entidades destacadas en la atención de emergencias. El acto de homenaje al valor de estos voluntarios, no sólo por su heroísmo puntual sino también por su impagable labor cotidiana, estuvo presidido por el consejero de Administraciones Públicos, José Alfonso Ruiz Molina. Le acompañaron en la entrega de galardones el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, y el vicealcalde de Toledo, José María González Cabezas.

En total, se entregaron unas 16 placas, de las cuales 11 recayeron en agrupaciones de Protección Civil a título individual o colectivo. En el plano individual, los galardones recayeron en los voluntarios Emilio Quijano Resta, voluntario de la Agrupación de Alcaraz (Albacete); Rubén Elvira Botija, jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Huete (Cuenca);  Francisco Javier Medina Bancalero, jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Olías del Rey (Toledo); y Joaquín Zarza Suárez, Jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Chiloeches (Guadalajara). Ya de manera colectiva, fueron premiadas las agrupaciones de Almansa (Albacete); Villanueva de los Infantes (Ciudad Real); Daimiel (Ciudad Real) por su labor en las inundaciones ocurridas en abril de 2013; Horcajo de Santiago (Cuenca), Torrejón del Rey (Guadalajara); y  Quintanar de la Orden (Toledo).

También cabe destacar la placa otorgada a los militares de la Academia de Infantería de Toledo que rescataron a una mujer en el Tajo en 2014, entregada a uno de ellos, el sargento Javier Stalyn García. Otras dos recayeron en la Guardia Civil, y dos más correspondieron a las empresas Repsol y Gas Natural.
Previamente al acto, el consejero Ruiz Molina subrayó la importancia de este servicio fundamentado en el voluntariado al dotar de un importante número de auxiliares a la región para afrontar situaciones de emergencia. En total, lo forman unos 4.000 voluntarios, agrupados en unas 40 agrupaciones, los que hacen posible el funcionamiento de la Protección Civil castellanomanchega. El consejero agradeció la dedicación altruista,   aprovechando sus ratos libres, de estos voluntarios. Hizo extensivo su agradecimiento a sus familiares, por permitirles dedicar su tiempo a la asistencia a los demás ante cualquier emergencia. «Hay que poner en valor la labor altruista y desinteresada que realizan quienes dedican su tiempo libre a ayudar a los demás, en este caso a ofrecer seguridad en situaciones de emergencia y de catástrofes», reconoció Ruiz Molina. El consejero destacó que, sólo durante el año pasado, los voluntarios de la Protección Civil regional efectuaron unas 4.000 intervenciones a requerimiento del 1-1-2. (Fuente: La Tribuna de Ciudad Real)


Publicar un comentario

 
Top