0


Villanueva de los Infantes está cada vez más cerca de que uno de los proyectos estrellas para la localidad vea pronto la luz. Tras varios años en su lucha por conseguir un nuevo cuartel para la Guardia Civil, el Ministerio de Interior ultima los detalles para el traslado de los agentes al futuro edificio de la Benemérita, cuyas obras ya finalizaron el pasado mes de diciembre.    Sin embargo, la petición de la empresa eléctrica de instalar un centro de transformación ha llevado a retrasar su inauguración, por lo que las primeras previsiones apuntan a que no será hasta el mes de junio cuando la nueva infraestructura acoja en sus instalaciones a los agentes de la Guardia Civil de la localidad.  


A pesar de la demora, el alcalde de Villanueva de los Infantes, Antonio Ruiz Lucas, mostró su satisfacción por estar cada vez más cerca de convertir en realidad lo que consideró una necesidad para el municipio y la comarca y una demanda de los vecinos. Recuerda que las condiciones del cuartel actual suponían que la construcción de un nuevo acuartelamiento no fuera solo «una necesidad, sino también una obligación», ya que su «lamentable» estado requería llevar a cabo una reforma total o una nueva construcción, que ha supuesto una inversión de unos 2,5 millones de euros. Se trata de la mayor inversión en términos cuantitativos que el Estado, a través del Ministerio de Interior, ha realizado en el municipio, y posiblemente, apuntó, en la provincia.  

La recién construida infraestructura, que cuenta con unas dependencias modernas y funcionales, se ubica en la carretera de Fuenllana, en el lugar conocido como Huerta de Alberdi, concretamente al final de la calle Pío XII, en una superficie de 3.000 metros cuadrados cedidos por el Ayuntamiento infanteño al Ministerio del Interior. Un proyecto integral en el que se incluye el acuartelamiento y diez viviendas para el personal y cuyo coste de redacción, de 90.000 euros, ha sido financiado en su totalidad por el Ayuntamiento. Además, encima de la mesa está la posibilidad de instalar en las nuevas instalaciones los equipos ROCA de la Guardia Civil que se crearon en el año 2013 con el objetivo de frenar los robos en las zonas rurales.

El proyecto, paralizado durante varios años y retomado durante la anterior legislatura, verá la luz en los próximos meses, aunque el regidor infanteño lamenta que una obra de esta envergadura no haya repercutido como se esperaba en la comarca, ya que «la mayor parte de las empresas, excepto el equipo de arquitectura, procedían de fuera del Campo de Montiel, por lo que todas ellas trabajaban con su propia plantilla impidiendo así la creación de nuevos puestos de trabajo en el municipio».  

Por su parte, Gema González,  redactora del proyecto, argumentó la demora de la inauguración en la necesidad de ampliar el centro de transformación de 50 a 250 cadeas, una «obra necesaria para poder abrir el edificio» y que ha supuesto unos 36.000 euros.

Publicar un comentario

 
Top