0

Por mucho que Cervantes se empeñara en olvidar el lugar donde arrancó las aventuras de Don Quijote, los manchegos quisieron ayer que en la memoria de los Reyes nunca falte el recuerdo de la jornada que vivieron en el territorio que el escritor español más universal puso para siempre en el mapa.
Los 5.000 vecinos de Villanueva de los Infantes, más algunos que se han acercado desde otros pueblos de la comarca de Campo de Montiel, se echó ayer literalmente a la calle para aclamar a don Felipe y doña Letizia. Cuando salieron al balcón del Ayuntamiento para saludar, la plaza parecía venirse abajo por los gritos de los centenares de manchegos reunidos ante el Consistorio, aunque los que más ruido han hecho han sido sin duda los niños situados en una esquina, en la escalera de la iglesia, en una mañana con dos horas menos de clase.
Los infanteños no han dudado en alabar ante los periodistas lo «guapos» y «simpáticos» que son y lo «emotivo» de la visita — «les damos las gracias por venir al pueblo más bonito de España», ha remarcado con orgullo una lugareña— y en el recorrido hasta la Casa de Cultura no han faltado dos paisanos disfrazados de Quijote y Sancho, aunque ellos aseguraban llevar cuatro siglos por allí.

Publicar un comentario

 
Top