0

Un año más, y ya van treinta y seis, la Orden Literaria ‘Francisco de Quevedo’ celebró en el marco de la Feria y Fiestas de Villanueva de los Infantes, la entrega de premios de su certamen poético internacional.

El claustro del Convento de Santo Domingo, “histórico paraninfo para la palabra y la concordia”, tal y como lo definió el Gran Maestre de la Orden, Juan José Guardia Polaino, se vistió de luces para acoger este multitudinario evento que se celebra con ceremonial, usos y costumbres del siglo XVII. Un acto que sirvió de homenaje a los poetas Rafael Simarro Fernández de Sevilla y Miguel Montalbán Simarro, fundadores de la Orden en 1980.

La mantenedora de esta edición ha sido la actriz, poeta y escritora Isabel Orgaz, quien manifestó “estar encantada por haber sido investida en las habitaciones de don Francisco de Quevedo”. Durante su intervención, esta narradora sobre el papel y también sobre el escenario, hizo apología de su amor por las palabras, “palabras que son luz para el entendimiento y compasión para el corazón humano”.

Previamente, la Escribana Mayor de la Orden, Presentación Pérez, procedía a la lectura del acta del jurado, tras la cual tenía lugar a la investidura y entrega de pergaminos a los premiados en cada una de las categorías, así como a la lectura de trabajos.

El primero en subir al escenario era el poeta Willinton Triana Cardona, de nacionalidad colombiana y residente en Villaquilambre (León), ganador del Premio “El Buscón”, para menores de treinta años, con su poema “La Línea del poeta”.

A continuación tomaba la palabra el poeta José Pozo Madrid, natural de Tomelloso (Ciudad Real), ganador del Premio Tema Libre, dedicado al poeta Rafael Simarro, por su trabajo “Testimonial”.

Desde San Fernando (Cádiz), llegaba el poeta Ricardo Bermejo Álvarez, ganador del Premio Don Francisco de Quevedo, por su poema “Retirado en la paz de estos desiertos…el poeta se duele de sí mismo”.

Por último, respetando el ceremonial tradicional de este acto, los caballeros de la Orden Literaria, acompañados de las Damas, abandonaron el convento de Santo Domingo para llevar la corona de flores al busto de Don Francisco de Quevedo que se encuentra en la cercana Plaza de San Juan.

Gabinete de Prensa y Comunicación
Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes
www.villanuevadelosinfantes.es

Publicar un comentario

 
Top