0


La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas por expoliar un yacimiento arqueológico romano del término municipal de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), de donde habían obtenido ilegalmente 16 piezas metálicas empleando sendos detectores de metales y azadas.

Una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Villanueva de los Infantes que inspeccionaba el yacimiento arqueológico de la época romana denominado 'Quiebracantaros', situado en el municipio de Villanueva de los Infantes, sorprendió a cuatro personas que estaban batiendo el terreno del yacimiento, en el que ya habían realizado numerosas prospecciones, ayudándose de sendos detectores de metales y azadas, según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Tras identificar a estas personas y comprobar los daños perpetrados en el yacimiento arqueológico se les intervinieron dieciséis piezas metálicas, que fueron entregadas en la Delegación Provincial de Educación, Cultura y Deportes.

Por todo ello se detuvo a J.M.H., de 52 años de edad, J.M.M.C., de 35 años de edad, J.J.M.H., de 56 años de edad y M.M.H., de 43 años de edad, todos ellos vecinos de la localidad jiennense de Andújar como presuntos autores de un delito contra el patrimonio histórico.

La Guardia Civil les intervino los cuatro detectores de metales, junto con las cuatro azadas, quedando los detenidos y todos estos efectos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Villanueva de los Infantes.

Esta actuación se enmarca dentro de las actuaciones establecidas por el SEPRONA de la Guardia Civil de Ciudad Real para evitar el expolio de los yacimientos arqueológicos de la provincia.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil fue creado en 1988 y sus líneas de trabajo están dirigidas, principalmente, a la prevención e investigación de incendios forestales, a la defensa de los espacios naturales, el control de vertidos y la lucha contra la contaminación del medio ambiente, el comercio ilegal de especies protegidas y la realización de actividades cinegéticas y de pesca irregulares, así como velar por el patrimonio histórico.

La búsqueda de restos arqueológicos, sin autorización, está prohibida por legislación vigente en materia de patrimonio histórico, debiendo entregarse también cualquier resto arqueológico hallado de forma casual.


(Fuente: LaVozdelTajo.com)

Publicar un comentario

 
Top