0

LA ROTULACIÓN MANUAL:
UN ARTE EN EXTINCIÓN

¿Qué “carteles” son estos? ¿Cuál es el significado de tenerlos expuestos en la pared?... Éstas son las preguntas más frecuentes que le realizan clientes, proveedores, amigos y turistas al propietario de una pequeña empresa de nuestra localidad, cuando los ven.

Según su propietario estos “carteles” son trabajos que se realizaban en épocas pasadas que en la actualidad, aun quedando algún artista que se prestara a ello, no se pueden realizar dado su laboriosidad y rentabilidad. Estos “carteles” que a simple vista no se les da importancia, para su propietario tiene mucho valor a nivel artístico y sentimental, por eso hasta donde él puede, cuida y conserva en esas paredes, puesto que no hay otra alternativa para su conservación.

Estos “carteles” no son tales “carteles”. Se trata de unas plantillas de cartulina donde se trazaban a lápiz la razón social, según medidas y modelo, que el cliente encargaba para rotular su vehículo industrial o comercial. Una vez que el cliente decidía en que parte del vehículo fuese su rótulo, se procedía al cálculo de reparto de letras y trazo, según el diseño del modelo de letra, así como logotipos. Después eran recortadas mediante un formón de 10 mm cada una de las letras que conforman el total del rótulo, dejándoles un pequeño margen dependiendo del vaciado de la misma. Seguidamente se procedía a situar la plantilla en el sitio elegido por el cliente para pulverizar con pintura (a veces hasta en dos colores diferentes). Una vez pintada, se quitaba la plantilla o matriz finalizándose el trabajo de rotular. Con la misma plantilla, se podían rotular varios vehículos del mismo cliente. Este era el motivo por el cual se colgaban en la pared, para su conservación y reutilización.


Manuel Francisco González Fdez. de Sevilla es el propietario y gerente de Carrocerías L. Fdez. de Sevilla, situada en la calle Laureado Contreras, 5 de la localidad infanteña. Chapista y pintor de oficio, Paco “El Chapista” como popularmente le conocen, dirige actualmente esta empresa de tradición familiar, cuyos orígenes y fundación se remontan hacia el año 1.929 por su abuelo D. Ángel Fdez. de Sevilla Sánchez. Su actividad ha ido variando de forma paralela con el paso de las distintas generaciones, desde la fabricación y diseño de carrocerías de camiones, cabinas de tractores, “rotulaciones”, radiadores, etc., siendo en la actualidad taller de reparación de chapa y pintura de automóviles más antiguo de Infantes y del Campo de Montiel.


Publicar un comentario

 
Top