0

Carta de "Dña. Loli"

El consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, asistió ayer a una reunión convocada por el AMPA del Colegio Trilema Sagrado Corazón de Villanueva de los Infantes con el fin de abordar la problemática surgida en las últimas semanas ante el anuncio de la Junta de Comunidades sobre la supresión de dos unidades concertadas en el citado centro educativo. Este encuentro también contó con la presencia de la directora de la Fundación Trilema, Carmen Pellicer.

Durante la reunión se volvió a recordar que los puestos de trabajo de los 17 profesores que actualmente desempeñan su labor en el citado centro educativo infanteño no corren peligro, puesto que van a ser 'recolocados' en otros colegios de Castilla-La Mancha, decisión que, si bien no era la más deseada, supone un mal menor, pues estos docentes no pasarán a engrosar la ya de por si elevadas listas del paro que existen en nuestra región.

Dejando a un lado este asunto, lo que me produce una enorme tristeza y considero que supone una injusticia con todas las letras, es que debido a las actuaciones o a la pasividad tanto de la Junta de Comunidades como de Trilema, el colegio Sagrado Corazón se va a ver abocado al cierre de sus puertas, después de más de 130 años de historia impartiendo enseñanza con mayúsculas y unos valores que aún conservan las numerosas generaciones de infanteños y de niños venidos de otras comarcas y que han pasado por sus aulas.

Durante el transcurso de la reunión me dio la impresión de que todo estaba escrito de antemano y de que lo que allí se debatía no será sino un paripé o un simple sainete, pues parecía que tanto la administración autonómica como Trilema ya tenían la decisión tomada y no iban a salirse ni un ápice del guión cerrado que traían. Desde mi punto de vista, pienso que ya no se trata de un tema de ratios, de niños ni del número de unidades que permanezcan abiertas o cerradas. Bajo mi humilde opinión considero que ni a la Junta de Comunidades ni a Trilema les interesa que el Colegio Sagrado Corazón, que es el único colegio concertado de todo el campo de Montiel, continúe abierto y siga siendo una referencia dentro de su campo.

Muchos infanteños estamos ya un poco cansados que de esta situación se haya hecho una rivalidad política o un enfrentamiento entre el colegio público de Infantes y el colegio concertado, basado en envidias o en absurdos egos. La Educación es el pilar básico sobre el que debe cimentarse el futuro de los niños, de nuestra sociedad y, por ende, de nuestro pueblo, región o país.

Ya es hora de que, de una vez por todas, los políticos, independientemente de su color, dejen a un lado sus diferencias ideológicas y luche y apoyen las causas que son justas. Y es que la Educación debe recibir la importancia que merece. El Campo de Montiel, una comarca ya de por sí deprimida, se muere lentamente. Entre todos debemos luchar para revertir esta agónica situación. Y la primera piedra para levantarlo puede ser la del mantener activo del colegio Trilema Sagrado Corazón. Por este motivo, quiero aprovechar estas líneas para decir: ‘No al cierre del colegio Sagrado Corazón’, un centro educativo que ha sido mi casa desde que tenía 3 años.

Loli Castellanos Mesa, “Doña Loli”, maestra en el Colegio Sagrado Corazón durante más de 40 años.


Publicar un comentario

 
Top