0

Finalizan, un año más, los Cursos de Verano que organiza la Universidad Libre de Infantes, y además, con motivo de la Fiesta de Santo Tomás de Villanueva y camino hacia el IV Centenario de su Beatificación, el pasado sábado 16 de septiembre el profesor D. Luis Riaza García se hacía cargo de la conferencia magistral “Santo Tomás y su Epigonismo Espiritual”, en homenaje hacia su figura, en el inmejorable Patio de la Casa de Cultura-Alhóndiga de Villanueva de los Infantes.

Rafael María Rodríguez Ruíz, Secretario General de la Universidad Libre de Infantes “Santo Tomas de Villanueva”, abría el acto dedicando unas sentidas palabras al profesor Riaza y destacando las líneas generales sobre las que versaría en su disertación, señalando su agradecimiento también, a todos los participantes y asistentes a los cursos organizados durante esta edición de 2017. A continuación D. Luis Riaza procuró un discurso repleto de historia, devoción y profundo sentimiento por la figura de Santo Tomás de Villanueva.

Un hombre que guardaba similitudes con otro de su tiempo, Martín Lutero. Ambos frailes y sacerdotes, agustinos, de una gran autoexigencia moral, críticos y horrorizados al saber de lo distanciada que estaba la iglesia de entonces, o más bien, su más alta jerarquía, del modelo de vida que ellos creían que el cristianismo debía proponer. Luis Riaza, trajo a la alhóndiga algunos de los numerosos testimonios, no solo de su inteligencia y labor como maestro, teólogo, hombre de leyes y gran sermoneador (en el mejor sentido de la palabra), sino también de su abnegación y vida austera y preocupación hasta el extremo por los más necesitados.

Palabras de este profesor que evocaban otros tiempos, sobre todo, datos y momentos de la historia del Santo, lugares y recuerdos pasados de Villanueva de los Infantes, los orígenes e influencias de su pensamiento, sin lugar a dudas una clase de nivel universitario en la que, con todo lujo de detalles, este vecino de la localidad, mostraba una vez más su amor por este pueblo y por su santo patrón.

Al finalizar la ponencia se entregó un obsequio conmemorativo de la Orden de Santiago al ponente que, muy agradecido, recibió numerosas y muy cariñosas felicitaciones por su intervención. Con punto final, se hizo la tradicional ofrenda de flores a la estatua de Santo Tomás de Villanueva a las puertas del Templo Parroquial de San Andrés.

Publicar un comentario

 
Top